Plasma rico en plaquetas

El Plasma Rico en Plaquetas es una suspensión concentrada de la sangre centrifugada que contiene elevadas concentraciones de trombocitos (plaquetas)
Durante los últimos años, este producto ha aparecido de forma repetida en publicaciones científicas y en medios de comunicación generales como un producto que por sus características induce la curación y regeneración de los tejidos. La premisa de su uso es que las elevadas concentraciones de plaquetas en el PRP, liberan cantidades significativas de factores de crecimiento.

Las plaquetas son decisivas en el mecanismo de curación de las heridas y en los procesos fisiológicos de renovación tisular. Las plaquetas atrapadas en el coagulo son activadas para liberar los factores de crecimiento, estableciendo los mecanismos que estimulan el proceso de curación. De entre los factores de crecimiento destacan:

PDGF (GF derivado de plaquetas)

TGF-A y B (GF alfa y beta)

EGF (GF epidérmico)

FGF (GF de fibroblastos)

IGF (GF de insulina)

PDEGF (derivado plaquetario del GF epidérmico)

PDAF (factor de angiogénesis derivado de plaquetas)
.

Actualmente los Factores de Crecimiento están indicados en casi todas la patologías del aparato locomotor, pues ya sean lesiones agudas o crónicas todas tiene en mayor o menor medida daño y degeneración de los tejidos, beneficiándose por tanto del estímulo regenerativo del Plasma Rico en Plaquetas. La gran mayoría de las indicaciones posibles tiene ya documentada una amplia bibliografía que sustenta su seguridad y efectividad.

Los tendones son las estructuras que con más frecuencia cronifican por su escasa capacidad de regeneración tras una lesión, desarrollando tendinopatías. Las de más frecuente aparición son las epicondilitis (codo de tenista), tendinopatía de Aquiles, rotuliano, pata de ganso y manguito rotador. Combinando infiltraciones ecoguiadas de Plasma Rico en Plaquetas combinadas con un protocolo de ejercicios excéntricos individualizada se consigue la regeneración del tendón en un periodo de tres meses.

El tratamiento con los Factores de Crecimiento ha revolucionado el tratamiento de las lesiones musculares en los deportistas. Si se aplica el tratamiento en la primera semana tras el daño se acorta hasta en un 50% la duración de roturas fibrilares y desgarros de la unión miotendinosa. Es fundamental realizar la infiltración guiada por ecografía para asegurar que rellenamos toda la lesión de Plasma Rico en Plaquetas.

El tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas consigue disminuir el dolor y aumentar la funcionalidad en la mayoría de los pacientes con artrosis de rodilla, cadera, hombros o tobillos. Tiene mayor efecto en artrosis leves o moderadas, pero incluso en las más avanzadas se consigue mejoría de los síntomas y retrasar la necesidad de una prótesis. El efecto tarda en aparecer, entre 2 y 3 meses tras iniciarse el tratamiento, y la duración de los resultados se prolonga entre 9 y 15 meses.

En las condromalacias rotulianas, en combinación con fármacos condroprotectores y un programa específico de Fisioterapia, se consiguen resultados espectaculares, consiguiéndose en la mayoría de los casos la pronta vuelta a la práctica deportiva. En casos en los que se ha realizado una radiografía de control varios meses después se apreció la aparición de un neocartílago recubriendo la zona lesionada.